viernes, 18 de agosto de 2017

LA VIDA SIGUE IGUAL EN LOS RAVENS


Los años pasan y la línea defensiva de los Baltimore Ravens sigue siendo especial, da igual quien juegue ahí. Timmy Jernigan ya no está, como tampoco están Elvis Dumervil o  Lawrence Guy, pero todo hace indicar que nadie les echará de menos en la ciudad donde está ambientada la fantástica serie The Wire. Los Ravens consiguieron que Brandon Williams, su mejor jugador en 2016, se quedase con ellos tras ser agente libre y, alrededor de él, parece que han encontrado a dos compañeros ideales para el genial defensive tackle.

Ozzie Newsome, el general manager de los Ravens, es un experto en encontrar talento en rondas medias o bajas del draft, he incluso es capaz de hacerlo en jugadores undrafted.
En esta pre-temporada, Michael Pierce y Brent Urban están haciendo las cosas muy bien. Brent Urban fue drafteado en 2014, en la cuarta ronda, y hasta 2015 no jugó un solo snap con el equipo de Baltimore debido a una grave lesión de rodilla. Tras volver en 2015 a los entrenamientos, otra lesión, esta vez en el bíceps, le volvió a dejar fuera del equipo durante media temporada. Fue en 2016 cuando pudo jugar la temporada completa y la verdad es que su rendimiento no fue nada malo vistos los antecedentes físicos que arrastraba. Ahora, en este curso que comienza, es cuando Urban parece que podrá ser titular (si las malditas lesiones se lo permiten). Sus dos primeros partidos de pre-temporada han dejado un gran sabor de boca entre los seguidores de la franquicia.


En el vídeo de arriba podemos ver el uso de su tren superior en un magnífico bull-rush. Su primer paso es muy bueno y reacciona rápido al snap. El push inicial con el right guard, así como su hand placement (las manos en los números del atacante), le permiten "subir en patines" al guard y poder llegar al quarterback, quien también se ve presionado por el blitz que llega desde el A-gap. El resultado es un sack en tercer down en particular y un "tres y fuera" en general.

Urban es un defensive end que puede jugar desde 5-tech o 4i-tech en en la 3-4 base de los Ravens, pero también le podemos ver jugando mas abierto en paquetes de solo cuatro hombres en la línea, como podemos ver en el vídeo que sigue a continuación.


Aquí vemos a Urban abierto en 5-tech por fuera del left tackle. Sin embargo, en este vídeo quiero que se fijen en el otro nombre del que os he hablado: Michael Pierce. Lo primero que vemos es la potencia y el get-off al snap de Brandon Williams. Es increíble como entra en el pocket para colapsar las puertas interiores al running back. A su vez, tenemos a Pierce cerrando sus respectivos gaps, y lo hace con un uso de las manos extraordinarios, al igual que con un leverage envidiable. No permite que el línea ofensivo le gane un solo centímetro. La jugada acaba con cero ganancias para el ataque.

Michael Pierce es uno de "los chicos Ozzie". Newsome lo reclutó en 2016 siendo undrafted y desde el primer día pudimos ver que tenía talento para hacer el roster y poder ayudar al equipo desde la línea defensiva. En su primer año, saliendo solamente en un partido de titular, contabilizó 35 tackles y 2 sacks. Este año asalta la titularidad y no creo que la vaya a soltar. No lo niego, me ha impresionado.

Técnicamente es muy bueno. Usa bien sus manos y su leverage es espléndido, pero me asombra su reacción al snap. Tiene unos pies muy rápidos y ágiles para dar ese primer paso poderoso y atacar a su rival. Consigue ganar esas pulgadas necesarias para que el OL no pueda colocar bien sus manos sobre él. Os dejo un ejemplo de su get-off en el siguiente vídeo.


Mirad como, en la repetición, está casi levantado cuando el resto de jugadores están aún con la mano del suelo. Es fascinante. Nuestro primer nombre del artículo, Brent Urban, aprovecha el desconcierto de la línea ofensiva en los bloqueos para colarse en el pocket y provocar la pérdida de yardas en el ataque de los Redskins.

Michael Pierce puede alinearse de nose tackle en 0-tech en la 3-4, y jugar 2-gapping (siempre tiene los ojos fijos en el backfield), o jugar en cualquiera de las techniques de un defensive tackle en paquetes 4-3 o 4-2 (1-tech, 2-tech o 3-tech). Tanto para el pass-rush, como contra el juego terrestre, Pierce tiene un denominador común en su juego, el leverage. Es muy raro verle erguido en una jugada, casi imposible. En el vídeo de abajo, podéis apreciar como su reacción a la outside zone, y al consiguiente movimiento lateral de la línea ofensiva, es preciso y veloz. Al inicio del snap, es más rápido que el atacante, quien intenta jugar un reach block para sellar a Pierce y permitir el cutback del running back.


Estos dos son los nombres que más me han llamado la atención en una línea defensiva con muchos jugadores interesantes. Matt Judon, outside linebacker, y quinta ronda del draft de 2016, también ha creado ilusión en los entrenamientos de esta pre-temporada. Su speed rush es bastante bueno y es capaz de doblar la esquina con mucha velocidad. Tiene algún problemilla leyendo la jugada, pero se presenta como un auténtico dolor de cabeza para los tackles ofensivos a los que se enfrente en este año. Siendo rookie, Judon consiguió 4 sacks en los 14 partidos que jugó, sin salir de titular en ninguno de ellos.


En dos/tres años, Ozzie Newsome ha renovado la línea defensiva, además de con los tres jugadores que nombré en el artículo, con chicos como Tim Williams, Carl Davis, Chris Wormley, Za'Darius Smith, Willie Henry o Patrick Ricard. Su trabajo con la defensa es innegable y, aunque se marchan jugadores importantes, siempre tiene talento guardado en la recámara. El problema de los Ravens vuelve a ser un ataque que no termina de funcionar, aunque no sería justo dejar de nombrar la plaga de lesiones que está asolando a esta unidad y que no pone fácil un mejor rendimiento por su parte.

En sus dos partidos de pre-temporada, los Baltimore Ravens han recibido 10 puntos (3 frente a los Redskins y 7 ante los Dolphins), pero lo más significante es la abrumadora superioridad defensiva que han demostrado cuando los supuestos titulares estaban en el emparrillado. Este equipo está construido para competir y, por muchas bajas que presenten, o por muy mal ataque que tengan, siempre serán un dolor de muelas para sus rivales. La vida, para los Ravens de Newsome, sigue igual.

lunes, 14 de agosto de 2017

EL IMPACTO DE SAMMY WATKINS EN LOS RAMS

Durante la tarde del viernes los Buffalo Bills sorprendieron a propios y extraños realizando dos traspasos muy importantes horas después de haber jugado su primer partido de pretemporada. Por un lado enviaron a su receptor número 1, Sammy Watkins, más una sexta ronda del próxima draft, a Los Angeles Rams a cambio del cornerback E.J. Gaines y una segunda ronda. Minutos después se anunciaba también el intercambio con Philadelphia Eagles por el que llegaba a Buffalo el wide receiver Jordan Matthews y una tercera ronda (siempre del draft 2018) a cambio del cornerback Ronald Darby.

Con estos movimientos los Bills acumulan dos primeras rondas, dos segundas y dos terceras de cara al próximo draft de la NFL. Sin embargo, hoy vamos a centrarnos en estudiar el impacto de la llegada de un jugador en su día tan prometedor como Watkins a los Rams.

Por hacerse con los servicios del receptor de Clemson en el draft 2014 Buffalo tuvo que pagar a Cleveland con dos primeras rondas y una cuarta. Estaba llamado a convertirse en uno de los grandes wide receivers de la competición. Sin embargo, tres factores han jugado en su contra para que tras tres temporadas los Bills hayan decidido prescindir de él:
  1. Las lesiones, crónicas casi en el pie, que en los dos últimos años le han hecho perderse un total de once partidos.
  2. El esquema de juego del equipo, más orientado a la carrera. En 2015 Buffalo fue el 2º equipo que más corrió con la pelota y el 31º en lanzarla. En 2016 los Bills repitieron 2º puesto vía terrestre y nadie lanzó menos la pelota que ellos.
  3. Tyrod Taylor: el quarterback no ha sabido explotar todas las virtudes de su compañero por su incapacidad para lanzar con anticipación.

Hay tres "skills" claros en el juego de Watkins que van a venirle de perlas a Los Angeles Rams. El conjunto californiano fue con diferencia el peor ataque de la NFL el año pasado. Tras la marcha de Kenny Britt en la "offseason" adolecían de un verdadero número 1 en el exterior. El ex de Buffalo lo es y lo ha demostrado cuando ha estado sano.

Su primer paso en la línea de scrimmage es magnífico. Eso le permite batir coberturas individuales con regularidad, especialmente cuando son "press". En el vídeo de la entrada vemos cómo deja en evidencia a Jalen Ramsey, uno de los jugadores más prometedores en el puesto de cornerback y que tan buena campaña de rookie tuvo el año pasado.

En segundo lugar, Watkins puede volar. Su 4.43s en la combine no es falso. Los defensores tienen que andar con mucho cuidado para no ser quemados y la ayuda del safety ha de ser tenida en cuenta. Eso es un plus con el que los Rams no contaban hasta ahora y que además de a Jared Goff beneficiará a Todd Gurley en el juego terrestre.

Además de ese primer paso explosivo y su velocidad endiablada, Watkins tiene unas fantásticas manos que le hacen localizar el balón como si fuera un "center fielder" de la MLB. En pases profundos o lanzamientos "back shoulder" le va a hacer la vida mucho más fácil a Goff.

De un plumazo Sean McVay ha encontrado en su plantilla una mezcla de sus dos primeros espadas en Washington, la velocidad de DeSean Jackson unida a las manos de Pierre Garçon. Por supuesto, para que esta mezcla funcione los Rams necesitan que Watkins se mantenga sano. En ese caso habrá sido un movimiento magnífico para la franquicia californiana.

viernes, 11 de agosto de 2017

¿WATSON o TRUBISKY?


Ya se han jugado los primeros partidos de esta pre-temporada y algunos de los nombres que os dimos ya empiezan a hacerse notar. Otros menos conocidos, en cambio, y como pasa siempre por estas fechas, se están haciendo un nombre y llaman a la puerta de las oportunidades, aunque la mayoría solo puede aspirar a ser parte del practice squad.

Sin duda, dos de los nombres más esperados en esta época del año eran los de los quarterbacks elegidos en primera ronda Deshaun Watson y Mitchell Trubisky y, en NFL En Estado Puro, queremos mostraros de lo que fueron capaces ambos en sus respectivos partidos.

DESHAUN WATSON

El enfrentamiento que abrió el fuego de la pre-temporada (sin contar con el Hall of Fame Game) fue el Texans-Panthers de la madrugada del miércoles al jueves, donde pudimos ver al quarterback rookie jugar sus primeros snaps como profesional. Sin embargo, Bill O´Brien decidió que Tom Savage fuese su QB1, algo que no creo que vaya a pasar muchas veces más en esta temporada sin lesión de por medio. Watson saltó al campo después de dos drives y se hizo notar desde el primer momento.

Watson es un chico con mucho carácter y con una capacidad de liderazgo innata, así que no me resultó extraño ver como se hizo con las riendas nada más colocarse el casco. Dejemos a un lado el rival (la defensa suplente de los Panthers) para analizar lo que el rookie ofreció. Sin duda, lo que más me llamó la atención fue su capacidad para leer el blitz que se venía. Más allá de ponerse nervioso, leyó bien la defensa pre-snap y, en dos ocasiones, mandó a su running back cambiar de posición para poder bloquear al jugador que blitzeaba. Así mismo, y sabiendo cual era la ventaja, Watson fue capaz de soltar rápido el balón para encontrar al receptor abierto, unas veces dirigiendo el lanzamiento hacia el lado desde donde venía la presión (hot routes), y otras buscando el lado contrario. Lo vemos en el vídeo de abajo.


Aquí vemos como Watson tiene claro, antes del snap, desde donde viene el blitz, así que solo tiene que buscar al hombre abierto que está jugando una ruta rápida y corta para poder ganar el primer down. En este tipo de lanzamientos, en los que la lectura es clara y el receptor no está demasiado lejos, es donde menos problemas para lanzar tiene el joven quarterback.

Otra de las situaciones sencillas para él son los boot action o roll-outs. Ahí, por la velocidad de sus piernas y porque pasa bien en movimiento, se hace peligroso. Con una línea ofensiva dudosa, como es la de los Texans, que tu QB sea capaz de moverse rápido en el pocket o que, incluso, pueda salir de él, hace menos peligroso el pass-rush rival. Esta característica de Watson es fundamental para pensar en él como el QB titular de estos Texans.

Frente a los Panthers, pudimos ver, varias veces, situaciones de boot action en la que Watson salía del pocket y conseguía encontrar a un receptor abierto. Otra vez, si el pase no superaba las diez yardas, era completado por el jugador que tenía que recibir el lanzamiento. Un ejemplo de esto es la situación de abajo, donde Watson juega el roll-out y encuentra a su WR en una ruta cross.


Aunque su juego no estuvo mal, no todo fue de color de rosa. Es evidente que apenas ha tenido repeticiones en partidos y que necesita mucho más tiempo para empezar a verse resultados, pero yo vi, en muchas fases, al Watson que había visto en Clemson. Y eso no es bueno. Es cierto que puede tener un poquito más entrenado, y mejorado, el poise. Se vio a un QB que quería progresar de una lectura a otra mientras se quedaba unos segundos en el pocket, pero aun tiene cierta tendencia a bajar la cabeza y buscar correr con el balón.


En este vídeo, vemos como Watson tiene un lanzamiento sencillo a una ruta quick out, pero no es capaz de soltar el balón, se lo queda y termina corriendo.

Esto es algo complicado de hacer si no estás acostumbrado y Watson no es algo que necesitase en Clemson. Si no tenía una primera lectura clara, podía usar su explosividad y velocidad para ganar las yardas necesarias por tierra. En los profesionales, se le va a pedir más que eso, porque aquí sí hay gente que puede frenarte cuando sales del pocket. Aun así, y después de ver su actuación por segunda vez, sí le vimos querer progresar en sus lecturas, incluso conseguir soltar el balón en la ventaja que se creaba en algún concepto de rutas.

Eso sí, lo que más llamaba la atención cuando era universitario (para mal), sigue estando muy presente. Su precisión, más allá de esas primeras diez yardas, continua siendo bastante mala. En su primer partido con la camiseta de los Texans vimos alguna que otra "pedrada" en lanzamientos que tampoco eran muy complicados. Uno de ellos es este pase a una seam, que corre el tight end, y que vemos a continuación.


En resumen, los aficionados de los Texans deben estar ilusionados, pero con prudencia. Se vio a un quarterback con empaque y que puede asumir la presión de ser la cabeza visible del ataque, pero es un chico que está verde en muchas facetas del juego y que necesita mejorar para llegar a ser ese jugador que les dé un salto de calidad y les haga luchar por objetivos más altos. La paciencia con él debe ser clave para su progresión.

MITCHELL TRUBISKY

Al día siguiente del debut de Watson, le tocó el turno al número dos del pasado draft. Las expectativas con Trubisky llevan siendo altas desde hace tiempo y el chico no se arrugó cuando tuvo que saltar al campo. Al revés, el ex de North Carolina mostró un juego muy aseado, dejando unas grandes sensaciones una vez acabado el encuentro. Por favor, que nadie lo entienda mal, estamos en pre-temporada y los rivales no suelen ser los titulares, pero es evidente que el rookie ha progresado en su juego.

Una de las grandes incógnitas de Trubisky era verlo debajo del center, algo que no había hecho en su universidad. Como ya os dijimos en esta web, su mejor fit para estas situaciones serían los boot action o roll-outs, ya que es muy bueno pasando en movimiento una vez que sale del pocket. Pues esto es lo que vimos anoche. Varias veces fueron las que Trubisky, saliendo debajo del center, jugó un roll-out para buscar la ruta cruzada del receptor alineado al lado contrario. Un ejemplo es el vídeo que os dejo a continuación.


Su salida del pocket con la mirada campo abajo es muy buena. Hace creíble el play action y gana el espacio suficiente para pasar. Además, vemos que el ball placement es una absoluta maravilla, poniendo el balón lejos del defensor y en las manos del receptor, demostrando así su magnífica técnica en estos lanzamientos.
Tendrá que seguir progresando en las situaciones under the center y sumar opciones a su arsenal, porque si solo juega estos movimientos, será sencillo para la defensa adivinar lo que les viene.

Otro de los puntos fuertes de Trubisky, en su corto periplo universitario como quarterback, eran los pases entre los hasmarks. Aquí brillaba por su potencia y precisión. Esto es algo que también pudimos ver en su primer partido como profesional. Saliendo desde shotgun, y con lecturas sencillas y rápidas, Trubisky sacó a relucir estas virtudes. Las slants, los hitchs o los checkdowns no son un problema para él. En el vídeo de abajo, vemos un concepto slant-flat en el que la lectura del flat defender le da la opción de pase. Si el defensor se va con el running back, el pase es a la slant, y si se queda en la zona curl, el pase tendrá que ir a la flat.


El mayor problema que tenía Trubisky cuando salió del college era su footwork. Muchas eran las voces que hablaban de una progresión buena en este sentido durante la off-season y es verdad que se vio un Trubisky mejorado en este aspecto, pero, como es lógico, con fallos aun. En el vídeo de abajo, tenemos una situación de mal procedimiento con sus pies. En vez de acabar el dropback con el hitch step para buscar su primera lectura y avanzar a la segunda, Trubisky se mueve lateralmente y no "resetea" los pies para lanzar. El pase es "bateado" por la línea cuando tenía tiempo de hacer una mejor ejecución.


A mí me gustó mucho lo que vi de él. Vi un quarterback que sabe a lo que juega y que pueda lanzar con mucha precisión, siempre y cuando mantenga el buen hacer de sus mecánicas. Sus salidas del pocket en sprint action (así llegó su primer touchdown), o en roll-outs, son una delicia para el espectador. Además, estuvo sobrio y paciente en el pocket, buscando, casi siempre, al mejor receptor para entregar el pase. 

Tiene que seguir mejorando, pero, en mi opinión, debe hacerlo en el campo. La franquicia no debe meterle prisa con los resultados, pero no sé qué puede aprender sentado en la banca y viendo a Mike Glennon jugar. Los Bears deben ser listos y saber llevar al rookie, pero tiene que hacerlo con el balón en las manos, no con la toalla.

Bueno y, lo más importante, a vosotros, ¿quién os ha gustado más? ¿Watson o Trubisky